La ruta de “Sexo en Nueva York”

Las rutas turísticas de "Sexo en Nueva York" permiten revivir "in situ" las aventuras de las cuatro protagonistas de la serie.

Nueva York siempre tuvo un cierto aire de escenario cinematográfico. Cientos de películas y series televisivas hacen de las calles de la Gran Manzana una imagen icónica y familiar para cualquiera. Por ello, en los últimos años es ya habitual que las empresas turísticas incluyan visitas a los lugares emblemáticos que aparecen en alguna película. Y una de las rutas que más éxito tiene desde hace un tiempo es la dedicada a la serie “Sexo en Nueva York”. Varias empresas organizan visitas por los lugares en los que transcurren las sofisticadas aventuras de esas cuatro alocadas neoyorquinas llamadas Carrie, Charlotte, Samantha y Miranda. Los tours más económicos pasan por delante de los lugares más importantes, y si el presupuesto acompaña, se podrá acceder al interior de los establecimientos, comer y beber e incluso alquilar una limusina para que el viaje sea verdaderamente completo.

Los fans de “Sex and The City” podrán beber donde las protagonistas beben, comprar donde ellas compran y chismorrear donde ellas chismorrean. Gran parte de las escenas que se ven en la serie están filmadas en los estudios Silver Cup, en Long Island, pero en cualquiera de los capítulos hay escenas que tienen lugar en calles, parques y establecimientos reales de Nueva York, que harán a los incondicionales sentirse como si estuvieran dentro de la propia serie.

En los distintos barrios recorridos por las cuatro protagonistas, las rutas turísticas cubren desde la visita a famosas boutiques de Greenwich Village hasta las pastelerías donde se pueden comprar las cupcakes que la serie hizo famosas. Algunos lugares son especialmente emblemáticos: la galería de arte del SoHo donde trabaja Charlotte, el “Scout”, bar propiedad de Aidan, la joyería donde Charlotte compró su anillo de prometida, el restaurante mexicano Los Dados, el Meatpacking District, el interior del Buddakan donde Carrie dio su último beso de soltera…

Sin embargo, la verdadera estrella de la visita es el amplio recorrido por las tiendas de Bleecker Street. La sobreabundancia de firmas famosas hará que hasta la más templada turista entre en combustión espontánea: Marc Jacobs, Ralph Lauren, Toosh, James Perse, Brunello Cucinelli, Fresh, Lulu Guinness, Creed, Mulberry, Olive and Bette… y las infaltables Jimmy Choo, Manolo Blahnik y Tiffany’s.