Filadelfia

El Philadelphia City Hall

Filadelfia (Philadelphia en inglés, o Philly, como se la conoce coloquialmente) se ubica en el estado Pensilvania, entre Nueva York y Washington D.C.

Es la ciudad número 6 del país por población y la 51 del mundo. Tiene 1.526.006 habitantes  y 5.950.000 en toda su área metropolitana.

Filadelfia es un importante centro histórico, económico, cultural y artístico en los Estados Unidos. Fundada en 1682, llegó a ser la tercera ciudad más poblada del Imperio británico (tras Londres y Dublín), y llegó a convertirse provisionalmente en la capital de los Estados Unidos. En la ciudad se firmó la Declaración de Independencia de 1976.

Como llegar

Muy cercana a Nueva York, desde ella se puede acceder a Filadelfia en coche. El viaje sólo es de 2 horas. Si lo deseas, podrás alquilar un coche desde nuestra zona de alquiler.

También hay trenes y buses a precios económicos de una ciudad a otra.

Aunque la ciudad cuenta también con un aeropuerto internacional a 11 kilómetros del centro. Para reservar un vuelo a Filadelfia, entra en nuestra nuestra zona de reservas y así conseguir al mejor precio un billete a la ciudad.


Alojamiento

Filadelfia tiene numerosos y variados hoteles. Visita nuestra zona de promociones y reserva el hotel que prefieras entre nuestra amplia oferta.

Que visitar

La ciudad cuenta con numerosas joyas arquitectónicas de diversos estilos. Abundan en la ciudad sus características viviendas adosadas.

Durante el siglo XVIII, destacó la arquitectura georgiana, incluyendo el Independence Hall , donde se firmó la declaración de independencia.

En el XIX, la arquitectura federal y la arquitectura del renacimiento griego, con el Philadelphia City Hall o el One Liberty Place.

A finales del S. XX se construyeron grandes rascacielos.

Filadelfia tiene el arte más público que cualquier otra ciudad americana. Las atracciones más visitadas de la ciudad son la Campana de la Libertad o la casa de Edgar Allan Poe, además de una interminable lista de museos y parques.

Museos

A las afueras del Museo de Arte de Filadelfia podemos ver la famosa estatua de Rocky, donde están las escalinatas por donde subía el célebre boxeador del cine.

Es uno de los museos de arte más grandes del país

La Avenida de las Artes tiene muchos restaurantes y teatros, como el Centro Kimmel para las Artes Escénicas.

Filadelfia tiene más murales (2.800) que cualquier otra ciudad de EE.UU., gracias a la creación del Departamento de Mural en el Programa de Recreación de las Artes, que busca embellecer los barrios y dar salida a los artistas de graffiti.

Gastronomía

La ciudad también es un importante centro gastronómico.

El producto más famoso de la ciudad es el dónut, postre inventado por los holandeses llegados en el siglo XVII, y hoy símbolo de todos los Estados Unidos.

Pero numerosos restaurantes de alta cocina abrieron durante el S. XX., y todavía sirven excelentes comidas hoy en día.

Otro plato típico es el philly cheesesteak, una especie de sándwich que lleva en su interior pequeñas tiras de carne (steak) y una pequeña cantidad de queso fundido.

Las calles de la ciudad están llenas de puestos de esta comida.

Historia

El nombre de la ciudad viene del grigo y significa “la ciudad del amor fraternal” (philos (φίλος) “amor”, y adelphos (ἀδελφός) “hermano”).

La zona, ya habitada por tribus indígenas establecidas fue colonizada por europeos en el S. XVII. Parte de esta colonia, fue llamada Nueva Suecia pero en 1674 pasaría a ser de dominio británico.

Un colono, William Penn (1644-1718) era cuáquero, un grupo religioso disidente que sufría persecuciones en Inglaterra, que rechazaba la jerarquía de la iglesia y predicaba la igualdad, la tolerancia y la no violencia. Así, Pensilvania se convirtió rápidamente en un refugio para este grupo.

Al fundarse la ciudad, se diseñó como un damero con anchas calles y cinco parques.

Filadelfia se pobló de numerosos inmigrantes europeos atraídos por la prosperidad y la tolerancia religiosa. Rápidamente se convirtió en la más poblada de las Trece colonias (14000 habitantes en 1780).

A fines del siglo XVIII, Filadelfia se convirtió en centro de nuevas ideas revolucionarias. Muchos pensadores hacían su actividad en la ciudad, que llegó a denominarse “la Atenas de Norteamérica”. De allí era Benjamin Franklin (1706-1790), uno de los que firmaron la Declaración de independencia el 4 de julio de 1776 en esta ciudad.

A comienzos del siglo XIX, Filadelfia vivió un importante crecimiento económico. Durante la Guerra de Secesión, las fábricas de la ciudad abastecieron a los ejércitos de la Unión.

A finales de siglo, miles de afroamericanos comenzaron a emigrar hacia el norte y Filadelfia se convirtió en uno de sus destinos más importantes. Asimismo continuaron llegando europeos a lo largo del S. XX, llegando en 1950 al apogeo demográfico.