Graceland

Situada en Memphis (Tennessee), es la mansión donde el Rey Del Rock, Elvis Presley vivió desde los 22 años hasta su muerte en 1977.

El caso es que Graceland no es una simple residencia, sino un auténtico museo que atrae cada año un millón de visitas, siendo la segunda casa más visitada del país (después de la Casa Blanca). Se sea o no fan de Elvis Presley, no se puede pasar por Memphis y no dedicar una visita a esta espectacular mansión de estilo sureño.

El paquete de visita básico incluye la visita a la casa (planta baja, anexos y jardín, donde está enterrado el cantante), pero  pagando un poco más existen otras opciones de entrada que permiten también visitar el museo de vestidos de Elvis, un museo de coches e incluso sus aviones privados. Este pase VIP es muy recomendable para ver todo lo posible sobre este icono de la cultura pop contemporánea.

Graceland está a la entrada de Memphis, en la avenida bautizada con el nombre de Elvis Presley. El museo consta de un aparcamiento y se puede entrar con un guía o bien hacer la visita por libre, con una audioguía. En las horas que dura la visita se pueden contemplar ropa, joyas, discos de oro y platino, y todo tipo de memorabilia relacionada con este mito del siglo XX como su piano. Todo ello aderezado – como no podía ser de otra manera- con la música del Rey sonando continuamente.

Como el museo que en realidad es, se hacen todo tipo de exhibiciones temporales sobre la figura del cantante y del rock en general y el visitante tiene incluso la posibilidad de dormir en el Heartbreak Hotel, casi pegado a la casa.

Además de un museo de su vida, Graceland es un auténtico templo para los fans del rock. Elvis compró la casa en marzo de 1957 al Dr. Thomas y Ruth Moore, (que le dieron el nombre de Graceland en honor a su hija Grace) y en principio estaba destinada como regalo para sus padres, pero acabó por comvertirla en su residencia habitual. Desde 1991, Graceland está en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

Graceland cierra a las visitas los martes de diciembre, enero y febrero, además de en fechas señaladas, como Acción de Gracias o Navidad.

Los precios van de los 70$ del pase VIP más completo a los 33$ de un paquete básico para los adultos (18$ para jubilados y estudiantes, 15$ para los niños mayores de 12 y gratis para los menores) pero también existe la posibilidad, entre las 7 y las 8, de visitar la tumba del cantante gratuitamente.

Para más información, citar la página oficial.