Nueva York

¡New York , New York!

Nueva York es la ciudad más poblada de los Estados Unidos, el punto central de la mitología americana para los turistas, la capital oficiosa de la civilización occidental.

Nueva York, por su enorme tamaño, podría ser considerada más que una cuidad. De hecho, cada uno de sus cinco “boroughs” (barrios) puede verse como una gran ciudad en sí misma, con sus usos, costumbres y personalidad propia. Pero también hay algo que las agrupa y las une, y es el concepto mismo de Nueva York. Es una ciudad tan peculiar, tan idiosincrásica, tiene un carácter, una forma de ser, que marca a todos sus habitantes y los hace distintos al resto del país. El tópico, tantas veces repetido en chistes y comedias, que muestra a los neoyorquinos como personas totalmente ajenas a todos los demás norteamericanos, no deja de ser un tópico. Pero para muchos habitantes de Nueva York, esa posición diferente (y no necesariamente mejor) es una muestra de lo que suelen mostrar ufanos como un rasgo diferenciador.

Visitar Nueva York es prácticamente imprescindible para cualquier viajero que se adentre en los Estados Unidos. Hay tanto que ver, tanto que hacer en la ciudad que nunca duerme, que no se da abasto. Hay de todo y para todos los gustos. Esta guía pretende mostrar los puntos turísticos más célebres, pero también pequeños trozos de historia, cultura y entretenimiento que a veces pasan desapercibidos, pero que pueden llegar a ser una referencia en cualquier viaje.

Qué ver, que hacer.

¿De día…? Evidentemente es imperdonable no visitar la estatua de la libertad. Después se pueden ver grandes museos de la ciudad como el Met o el MoMA, y quizás cruzar el Puente de Brooklyn y pasearnos por Central Park… 

O ir a una misa gospel en Harlem, o escuchar auténtico jazz, o visitar el barrio financiero de Wall Street y ver su famoso toro, alucinar con las luces y el ambiente de Times Square, ir al teatro a Broadway (o a Off-Broadway… o a Off-Off-Broadway…!), subir al Empire State… 

Es ridículo… Hay tanto que ver en Nueva York, tanta oferta cultural y turística que podríamos hacer una lista de 1000 cosas que ver en Nueva York y quedarnos cortos.

De noche,  el colmo de la futilidad es hacer una guía de lugares nocturnos de Nueva York. No hay un lugar en el que el ambiente cambie y se transforme tan rápidamente como en esta ciudad: el local que esta semana arrasa y está en boca de todo el mundo tal vez no exista el mes que viene. Y del mismo e inexplicable modo, locales con unas instalaciones paupérrimas llevan décadas atrayendo al público. Por eso, la mejor guía nocturna de Nueva York es un neoyorquino de gustos afines y un cierto grado de conocimiento de las novedades.

Visita esta sección quieres saber más de la noche neoyorquina.

Cómo llegar.

Nueva York está excelentemente comunicada, por lo que para llegar a la Gran Manzana lo único de lo que tendrá que preocuparse es de elegir el medio de transporte. El cómo llegar a Nueva York.

Nueva York está bien conectada por aire con casi cualquier rincón del mundo. Es por eso que es el medio de transporte más usado por el turismo para llegar a la ciudad es el avión. La ciudad cuenta con tres aeropuertos principales: Aeropuerto Internacional John F. Kennedy (JFK)Aeropuerto de LaGuardia (LGA) y Aeropuerto Internacional Newark Liberty (EWR).

Otra opción es la de llegar a Nueva York a bordo de un barco. Un crucero a Nueva York puede ser el transporte ideal para llegar a la ciudad.

Cómo moverse.

Nueva York puede ser una ciudad para visitar y conocer a pie, así que recomendamos buen calzado y paciencia. Pero la ciudad cuenta con un increíble servicio de transporte público, muy bueno y relativamente barato. Para profundizar más, visita Cómo moverse por Nueva York.

El metro, por ejemplo, es una ciudad bajo la ciudad en la que podemos ver conciertos, obras de arte, comprar o pasear. Es la manera más eficaz de recorrer la ciudad y hay estaciones realmente atractivas para el turismo. Descúbrelas.

Lo ideal es comprarse una tarjeta MetroCard, que da acceso al sistema de metro. Con ella podrás viajar todas las veces que quieras y a donde quieras. Por cierto: hasta tres niños que midan menos de 1’10 pueden viajar gratis si van acompañados de un adulto.

La MetroCard sirve también para el autobús. Los autobuses pueden ser la mejor manera de recorrer la ciudad transversalmente (es decir, de este a oeste o viceversa). El viaje puede ser más lento que usando el metro, pero las vistas son mejores si no hay prisa.

Podemos recorrer la ciudad en Ferry. El que va de Staten Island a Manhattan. Sale cada 15 minutos en las horas punta y con mayores esperas el resto del día. Es gratuito, así que no te dejes engañar por timadores que tratan de vender billetes en el muelle. Ni que decir hay que este medio ofrece unas vistas impresionantes de la Estatua de la Libertad o el puerto de Nueva York.

Típico Taxi de Nueva York
Típico Taxi de Nueva York

Y otra opción muy extendida: el Taxi: Los clásicos taxis amarillos neoyorquinos son una imagen emblemática pero ten en cuenta varias cosas: los peajes deben ser abonados por el pasajero, pero el taxista tendrá que informarte de su existencia antes de la carrera; Es buena idea pedir el comprobante de pago, por si surgieran problemas. En él aparece identificado el coche y el conductor, en caso de una posible reclamación a la Comisión de Taxis; Buena parte de los taxis de Nueva York están conducidos por inmigrantes recientes, que tal vez no tengan demasiado dominio del inglés. Asegúrate de hacerte entender para evitar complicaciones; Los taxistas esperan una propina por su servicio, que suele ser de un 10% o 15% de la tarifa.

Dónde dormir.

Nueva York es un destino turístico de primer orden, y eso se nota en la enorme cantidad de hoteles que existen en la ciudad. Existen alojamientos de todos los precios, desde modestos hostales a lujosos hoteles. De impersonales bloques de edificios en la ciudad a joyas arquitectónicas.

Nueva York no es barato. Los hoteles más céntricos están reservados para viajeros con un buen presupuesto, y te será difícil encontrar una habitación en condiciones (esto es, una cama, una televisión y un par de metros cuadrados para moverse) por debajo de los 150 dólares por noche en el área de Manhattan.

Pero fuera del centro podrás encontrar muchos hoteles más asequibles en las zonas de Upper East Side y West Side. También en Long Island City, en el barrio de Queens, hoy en desarrollo como un distrito hotelero e incluso en la muy cercana Nueva Jersey, donde podrás encontrar hoteles cuyas tarifas rondan los 50 dólares, o incluso menos, con unas condiciones más que aceptables.

Entra aquí para más información sobre dónde dormir en Nueva York.

Dónde comer.

Si pasas unos días en Nueva York… ¡Tendrás que comer! Y te aseguramos que vas a disfrutar. Se pueden degustar comidas de todo el mundo a todos los precios, desde comida callejera (de porciones de pizza a 99 centavos a raciones de sushi por 500 dólares) a los mejores restaurantes del mundo.

En principio las zonas más conocidas por su prestigio culinario son el SoHo, el East Village, el Upper West Side y Times Square. En Brooklyn se pueden encontrar restaurantes familiares de acendrada tradición, en el Lower East Side están los restaurantes más inclinados a la cocina de fusión. Y en Broadway, restaurantes de 24 horas.

Consejo: Ten siempre a mano unos billetes sueltos. Nunca se sabe dónde y a qué hora te puede asaltar el hambre en las kilométricas calles de la ciudad y en muchos sitios no aceptan tarjetas de crédito.

Entra aquí para informarte mejor sobre dónde comer en Nueva York.

Skyline de Nueva York.
Skyline de Nueva York.

Muchas personas (entre ellas gran parte de los neoyorquinos) dicen que Nueva York ya no es lo que era hace años. Que su carácter se va diluyendo, que se va convirtiendo cada vez más en una postal y está dejando de ser el organismo vivo, febril y cambiante que siempre fue. Pero esta gran ciudad aún guarda muchas sorpresas y muchos secretos para el que llegue aquí por primera vez, y también para el que repita visita. 

¿Te apetece darle un mordisco a esta Gran Manzana?