Conoce la cultura Amish en Pennsylvania

amish-blogeeuuEs llamado el Campo Dutchmuy cerca del condado de Lancaster, al oeste de Filadelfia, es decir,  al este de Pennsylvania.
El nombre deriva en realidad de una mala pronunciación del término “Pennsylvania Deutsche“, aplicado a los primeros inmigrantes alemanes establecidos en el área. Por ello en estas tierra hay varios nombres de pueblo de claro origen germano: Stroudsburg, Soudersburg, Strasburg…

En estas hermosas tierras de la Costa Este viven los Amish, curioso pueblo que conduce en carros tirados por caballos, visten a la moda del siglo XIX y repudian de la tecnología: nada de Iphones, palos de selfie o cualquier imprescindible artilugio que tengáis en mente.

Si conducimos por la Ruta 30 llegaremos a este mundo que parece anclado en el pasado. Podemos dormir en moteles Amish, comer en restaurantes Amish, comprar en sus almacenes de artesanías o visitar sus museos. En definitiva, un enorme parque temático que está desabastecido de electricidad y comodidades modernas.

En 1681 esta colonia se establece en los Estados Unidos siguiendo las enseñanzas de un disidente Suizo llamado Jacob Amman. Los Amish no poseen coches, no pueden usar motores ni la mayoría de tecnología moderna. Visten ropa oscura como lo harían sus antepasados europeos y labran sus tierras con maquinaria tirada por caballos o mulas. Se iluminan con linternas a gas. Viven una vida simple orientada hacia la familia, el rezo y el trabajo duro… pero eso no impide que realicen comercio y exploten el turismo.

Los visitantes del área pueden realizar un tour por $10 la hora, que incluye un pintoresco paseo en buggie (carro) Amish, y conocer sus granjas, herramientas de mano, muebles, antigüedades, manualidades, edredones hechos a mano o miles de otros artículos. También se puede disfrutar de sus exquisitos pasteles y bocadillos en los Pennsylvania Dutch buffet. La gastronomía incluye también pollo frito, jamón ahumado, cerdo asado, salchichas, sauerkraut (col agria), relleno de patatas, mantequilla de manzana y pastel shoofly.

Recordad la película de 1985 de Peter Weir, “Unico Testigo”, con Harrison Ford, donde se ilustra la vida en la zona y las costumbres de esta amable gente.
Y por favor… no actuéis como esos malvados turistas que aprovechan la filosofía amish de la no violencia para estamparle helados en las narices a un rubio lugareño.
[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=o07ecRzkLuM[/youtube]